Superfood Science®es una marca de productos naturales de Atlas World USA, Inc.

¿Qué son los micrófagos?

Micrófagos y macrófagos

Cosas que debes saber sobre los micrófagos

A diferencia de los macrófagos, pero relacionados con ellos, los micrófagos son células ubicadas en el sistema inmunológico que participan en la destrucción de bacterias y organismos que son innecesarios o dañinos para el cuerpo.

Similitudes y diferencias entre micrófagos y macrófagos.

Los micrófagos y los macrófagos son esencialmente pequeños fagocitos, un tipo de célula inmune, que existe dentro de la sangre y la linfa. Tanto los micrófagos como los macrófagos tienen el propósito de eliminar los desechos celulares y los microbios invasores a través de un proceso llamado fagocitosis.

Los micrófagos y los macrófagos realizan la fagocitosis a través de algo llamado sistema contráctil actina-miosina. Esto permite que las membranas celulares de los fagocitos se expandan para engullir e ingerir microorganismos y desechos celulares.

Aunque los micrófagos y los macrófagos realizan la misma función principal de ingerir material dañino, difieren en tamaño, número y vida útil. De los dos, los micrófagos son mucho más pequeños, de ahí el prefijo "micro-", y viven solo unos pocos días en comparación con los macrófagos, que tienden a vivir hasta varios meses. Los micrófagos también están presentes en cantidades mucho mayores que los macrófagos.

Cómo asegurar buenos niveles de micrófagos

Los micrófagos se crean a partir de células precursoras en la médula ósea. Una vez creados, ingresan al torrente sanguíneo y residen dentro del sistema circulatorio durante un período de horas antes de abandonar la circulación y morir de forma natural.

Mantener buenos niveles de micrófagos es la clave para tener un sistema inmunológico saludable. Esto significa comer una dieta saludable, evitar fumar y beber en exceso, mantener un peso saludable, hacer ejercicio y tomar suplementos inmunológicos cuando sea necesario.

Consumir alimentos que contengan ácido fólico, hierro, proteínas y vitamina B6 son excelentes maneras de asegurar una médula ósea saludable, lo que da como resultado una producción saludable de micrófagos para su sistema inmunológico.

Referencias:

  1. http://www.thefreedictionary.com/microphage
  2. https://www.britannica.com/science/immune-system